Tela islámica de San Zoilo

Materialidad medieval (des)cubierta de un priorato cluniacenese: 30 años de hallazgos en San Zoilo de Carrión

Zoilo Perrino Díez
Cluny Ibérica

A principios del siglo IX Ludovico Pío encarga a Benito de Aniane una reforma que sirva de observancia en las órdenes religiosas para gobierno de los monasterios en el ámbito del Imperio Carolingio. Con estos criterios benedictinos, Guillermo de Aquitania y su esposa Ingelberge fundan en el año 909-910 el monasterio de Cluny con unas premisas singulares: la propiedad será de los apóstoles San Pedro y San Pablo, estará protegida por la Santa Sede y no será objeto de injerencias familiares, siendo su abad el máximo rector.

Abades Cluny
Abades de Cluny

Los primeros abades son Bernón (910-926) y Odón (926-942) a los que siguieron Aymard (942-954) y Mayeul (954-996). Bernón y Odón extienden la casa de Cluny por su influencia personal y se crearonn abadías donde ellos eran también los abades. Con Aymard y Mayeul Cluny pierde la referencia personalista del abad y se convierte en una relación institucional con el resto de las abadías de su influencia. Desde el abad Odón, Cluny y los monjes benedictinos se centran en una misión de protección de las almas de los fieles difuntos, dejando la catequesis y otros aspectos religiosos a los obispos y clero. De tal manera que el Día de los Difuntos y los necrologios se convirtieron en referentes fundamentales de los benedictinos.

Cluny en el noroste y noroeste de la Península Ibérica

En el siglo XI Odilón y Hugo serán los abades de Cluny que extenderán su influencia por la Península Ibérica.
En el noroeste, en tiempos del abad Odilón, Sancho III el Mayor fundará los monasterios de San Juan de la Peña, San Salvador de Oña y San Salvador de Leyre.
En el noreste peninsular, siendo su máximo exponente el abad Oliva, se fundarán los monasterios de Santa María de Ripoll, San Miguel de Cuixà, San Vicente de Cardona, San Pedro de Besalú y San Esteban de Banyoles.

En el noroeste de la península será el abad Hugo de Semur quien consiga de Alfonso VI donaciones para la construcción de monasterios como los de Dueñas (1073), Nájera (1079) y Sahagún (1080). Está alianza favorece los intereses del Cluny y del papado para extender el rito gregoriano y a la par favorecer los intereses políticos del rey Alfonso VI para ser considerado como la máxima autoridad civil de los reinos cristianos.

Donación de San Zoilo a Cluny, expansión y ocaso del monasterio

En 1076 la condesa Teresa Peláez hace la donación del monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes a Cluny. Se sabe que el primer abad fue Teodomirus, que contaba con una comunidad de monjes venidos de Córdoba y que el monasterio estaba bajo la advocación de San Juan Bautista y la Santísima Trinidad.

San Zoilo tuvo una expansión e influencia notable hasta 1230-1250 en la que será sede del Camerarius Hispaniae (administración de las posesiones de Cluny), inicialmente alternando con Nájera y más tarde de manera exclusiva.

El declive del monasterio se produce a partir del siglo XIV con la aparición de otras órdenes monacales y cismas en la Iglesia Católica. A esto se añade el deterioro del monasterio por desbordamientos del rio Carrión y por las inclemencias meteorológicas a las que no se daban solución. En 1430 San Zoilo se convierte en abadía y en 1460 se desliga definitivamente de la casa madre de Cluny siendo su abad Pedro López de Mendoza, que lo empobrece quedándose con sus rentas y conduciéndolo a un grave deterioro.

En el siglo XVI San Zoilo se agrega a la Congregación de Valladolid y vuelve a recuperar sus rentas para su uso y mejora del monasterio, pero en el siglo XIX y como consecuencia de la Guerra de la Independencia, el Trienio Liberal y las Desamortizaciones vuelve a su ocaso en 1836 cuando es vendido, siendo el último abad Plácido Trevijano.

La belleza de su claustro hace que se salve San Zoilo de su destrucción. Los jesuitas utilizan el convento como noviciado y seminario. Posteriormente, el monasterio se transforma en hotel y así continúa en la actualidad.

Restos románicos de San Zoilo

Ventana románica de San Zoilo

En 1990, los únicos restos medievales que se conocían era una ventana románica en su fachada, unos sarcófagos, documentos y una arqueta de marfil del califato fatimí del año 965 que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Como consecuencia de las obras de adaptación en establecimiento hotelero se observaron viguerías del siglo XVI y otros hallazgos que resultaros ser románicos.

Se encontraron capiteles románicos y de estilo identificable con San Martín de Frómista. Uno de los hallazgos más reseñables fue la aparición de una columna de mármol en un pasillo que resultó ser una portada románica muy bien conservada, sin apenas daños y con columnas de mármol procedentes de un templo romano no identificado.

Portada de San Zoilo

Los capiteles de la portada conectan con Frómista y Jaca, no solo en su talla, sino también en su simbología y representación, aunque algunos tienen una interpretación difícil. Una curiosidad de estos capiteles en esquina es que están esculpidos en tres de sus caras, viéndose solo dos y la tercera está medio oculta.

Capiteles de la portada
Capiteles de la portada

Algunos de los sepulcros están en mal estado, un par de ellos tienen elementos romanos, probablemente vinculados a la ciudad romana de donde proceden las columnas de la portada, y otros se han conservado en buenas condiciones y están actualmente expuestos como elementos de museo.

Sepulcros románicos

En las construcción barroca se respetaron los paramentos románicos y en la restauración se han observado unas policromías en forma de cuadrados y cruces patadas que apenas se aprecian a simple vista, siendo necesario usar filtros de color para su identificación.

En la excavación de la torre románica se constató que era una especie de basurero donde se acumularon restos de diversa índole para facilitar el crecimiento de esa torre en altura. En esos restos que compactaban la torre se encontraron variados objetos depositados durante muchos siglos: ropa, maderas, restos de códices, partituras, naipes, etc.

Telas islámicas

En 2010 se encontraron dos excepcionales telas islámicas (o bizantinas), extraordinariamente raras, del siglo X, una de ellas de tres por dos metros y otra algo más pequeña.

En una de ellas hay una representación da águilas bicéfalas en número de 36 y en el cuello tienen una frase en caracteres cúficos en el que la frase se repite de derecha a izquierda y de izquierda a derecha y en imagen especular. Llama la atención que las caras, envés y revés, son un negativo perfecto de la otra y está hecha con seis tipos de hilos diferentes. Es muy raro encontrar imágenes similares a estas, aunque hay algunas referencias como las de Vic y Auxerre. Textiles con motivos de águilas también se han encontrado en San Salvador de Oña.

El textil más pequeño, donde predomina el color rojo, está confeccionado con ocho tipos de hilos y presentaba un magnífico estado de conservación, salvo en su parte inferior.

Telas islámicas

Crismón, galilea y lauda sepulcral

En la excavación de la torre se observó un crismón vinculado con la zona de Jaca que presenta como característica que el alfa y la omega están invertidos.

La galilea es un tipo de nártex que simboliza el regreso de Cristo a Galilea después de muerto y entronca perfectamente con la tradición benedictina de rogar por las almas y obtener el reino de los cielos. La estructura constructiva de la primitiva iglesia románica de San Zoilo está claramente relacionada con las de Frómista y Dueñas.

Galileas

Otra pieza excepcional descubierta en los últimos años ha sido la lauda sepulcral de la condesa Teresa Peláez. Es un poema que alaba la condición de la condesa refiriendo su generosidad y entrega a los demás.

Lauda sepulcral de la condesa Teresa Peláez

El texto dice:

FEMINA CHARA DEO IACET HOC TUMULATA SEPULCRO

QUAE COMITISSA FUIT NOMINE TARASIA

HACE MENSIS JUNII SUB QUINTO TRANSIITIDUS

OMNIS EAM PLANGERE DEBET HOMO

Vertiente A de la lauda sepulcral

Mujer amada de Dios yace enterrada en este sepulcro/ La condesa que fue llamada Teresa/ Falleció a los nueve días del mes de junio/ Por sus méritos deben llorarla todos.

ERA MCXXXI

Moldura central de la lauda sepulcral

Era de 1131 (año 1093)

AECCLESIA PONTEM PEREGRINIS OPTIMA TECTA

FECIT PARCA SIBI LARGAQUE PAUPERIBUS

DONET ET REGNUM QUIOD PERMANENT OMNE AEVUM

QUI MANET ET TRINO REGNATA UBIQUE DEUS

Vertiente B de la lauda sepulcral

Edificó la iglesia y el puente de los peregrinos/ Siempre frugal para sí misma y generosa con los pobres/ Le conceda el reino que permanece para siempre/ Dios que siendo trino reina por todas partes.

Últimos hallazgos e imágenes digitalizadas

Uno de los últimos hallazgos en la excavación de San Zoilo ha sido que en la cimentación del claustro renacentista se utilizó en parte el primitivo claustro románico donde se han encontrado restos de columnas, capiteles, cimacios, etc. Cabe mencionar un capitel con giros de las volutas abiertas hacia el interior que se cierran sobre sí mismas que también se observa en capiteles de Estibaliz y Sahagún donde trabajaron artistas borgoñones con influencia cluniacense.

El ponente terminó su conferencia mostrando interesantísimas imágenes 3D que se han digitalizado y que pueden verse en https://sketchfab.com/iliedom/collections/monasterio-de-san-zoilo-a4ee1d0cf700493b879f150ac4d43aa5

Imágen digitalizada 3D de San Zoilo de Carrión de los Condes. https://sketchfab.com

Con esta conferencia se clausuraron las VII Jornadas Alavesas dede Arte Románico.

Publicaciones Similares